El color es un privilegio,
uno de los más grandes
placeres estéticos.