Porque un hogar, a parte
de carácter, tiene estados
de ánimo, cambios de humor,
arrebatos...